Unai Emery: de Écija a Sevilla

Hacía mucho frío. Demasiado. Y el autobús del Lorca comenzó a moverse. El presidente del club, Antonio Baños Albacete, miró entonces a un joven que se encontraba también en la primera fila. Era Unai Emery. «Estaba mirando abajo todo el tiempo. Claro, si es que se ponía a leer y no paraba. ¡Uff! Se podía marear… Estaba, creo, estudiando a los jugadores rivales o leyendo algo de táctica y estrategia. ¡Qué tío!», recuerda el que fuera máximo dirigente del club lorquino.

Ver Noticia

Deja un comentario