Un error prohibido: fallar en las dos áreas

Se diga lo que se diga, el Sevilla es un equipo en construcción. Un equipo con cosas interesantes que de vez en cuando brilla y al que a poco que se aplique se engancha rápido a los puestos altos en una Liga en derribo por la crisis. Pero un equipo también fácil de contrarrestar, como lo hizo ayer Jiménez con su planteamiento. En Zaragoza, como casi siempre fuera de casa, el once de Míchel fue un conjunto que se quedaba a medias y que cometió un error prohibido en el fútbol: fallar en las dos áreas.

Ver Noticia

Deja un comentario