La clave de los partidos fuera de casa

La madre del cordero está en la ubicación en el terreno de juego. Fuera de casa, los rivales obligan al Sevilla a plantar su centro de gravedad unos 20 metros más atrás. La propia dinámica de los partidos lejos de tu estadio así lo suele dictar desde que el fútbol es fútbol. Es como el incosciente repliegue que hace un equipo en los minutos posteriores a hacer un gol importante. Sucede y punto. Y que el mapa de acción de Banega, Franco Vázquez y Sarabia se desplace hacia el propio mediocampo mengua sus virtudes –creatividad al armar el juego, último pase, llegada– al tiempo que expande sus defectos: blandura en las fricciones, entradas a destiempo, riesgos con el balón y pérdidas en zonas delicadas.

Ver Noticia

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario