A exprimir el jugo de una naranja que no era de zumo

Sin pensar en que se dé el milagro lejos de Nervión, Joaquín Caparrós está obligado a exprimir el jugo de la Liga. Nadie quiere la séptima plaza por el inconveniente de las rondas previas de la Liga Europa que, a la postre, se ha demostrado que tanto daño ha hecho esta temporada a una plantilla que ha terminado exhausta, con bajas por una u otra circunstancias trascendentales, con la moral tocada después de haberse visto líder y, posteriormente, cómodamente asentada en el cuarto puesto, sin que peligrara la Champions. Pero otros sí hicieron los deberes al tiempo que al Sevilla le crecían los problemas. Quizá porque su plantilla no era precisamente una naranja de zumo que se pudiera exprimir tanto. Y no sólo por la calidad física de sus miembros, que también.

Ver Noticia

(Visited 4 times, 3 visits today)

Deja un comentario