En Nervión sí tiene ritmo e intensidad

La continuidad y regularidad que reclamaba el curso pasado Marcelino se ha convertido este año en competitividad a domicilio como principal defecto de un Sevilla que prometía más tras su buen arranque. La derrota ante el Barcelona, con sus graves daños colaterales, fue una andanada a un equipo que iniciaba su aceleración para tomar la velocidad de crucero. Pero la lesión de Trochowski desequilibró todo el entramado que había montado Míchel. Aun así, en casa, con animación organizada o sin ella, el Sevilla se ha mostrado fiable hasta ahora. En Nervión sí tiene ritmo, velocidad en el juego e intensidad.

Ver Noticia

Deja un comentario