El filial bético tuvo que comprar unas medias tras negarse a jugar con unas rojiblancas

La anécdota llegó antes del comienzo del partido: ante la coincidencia en el color de las medias, el árbitro obligó al Betis a cambiarse y no llevaba otras. Los extremeños le ofrecieron su segunda equipación, pero eran blancas y rojas. Al negarse a vestir los colores del eterno rival el partido tuvo que retrasarse media hora para que los béticos tuvieran tiempo de comprar otras. Finalmente, jugaron con medias de color azul.

Ver Noticia

Deja un comentario