Informe técnico: Ni espacios, ni impulso para generarlos

El Sevilla goza de un estatus continental, no muchas veces ponderado de fronteras para dentro, que impele a los visitantes a jugarle con un respeto que a veces traspasa la frontera del miedo. Ayer le pasó al Qarabag. Era pues un pleito sin espacios en los que había que diseñar un plan para crearlos y, sobre todo, impulso para ejecutarlo. Faltó lo último. Apenas hubo ánimo de desbordar. Ni juego sin balón. Ni desdoblamientos ni desmarques de ruptura. El juego al pie fue un dolor insufrible para quienes profesaron su sevillismo asistiendo al estadio.

Ver Noticia

Deja un comentario