Europa no perdona infidelidades

La aparición de la Europa League en el horizonte del Sevilla eriza la piel de todo aquel que vive por y para el Sevilla. En las tres últimas apariciones del club andaluz por su competición, el pedido de productos para limpiar la plata se disparó en los albaranes que llegan regularmente al Sánchez-Pizjuán. Ser campeón no es un objetivo en sí, más bien soñar despierto con esa aspiración de volver a realizar lo imposible, poniendo todo lo que tienes en que esos sueños cristalicen en mayo. Los rivales temen esa seguridad y querencia de los nervionenses hacia este torneo. Y aprovechar el pasado para engrandecer el presente es casi una obligación.

Ver Noticia

Deja un comentario