¿Y si es otra jugada maestra de Monchi?

A sabiendas de que amortizar los 20 millones de euros que costó su operación es una ardua tarea, darle la oportunidad de explotar en otra escuadra a Rony Lopes es una apuesta sensata por dos sencillas razones. Jugar en el Niza, que recién se clasificó para la Europa League, puede ser una idónea oportunidad para revalorizarse. La francesa es una liga que Rony conoce, por lo que la adaptación no parece que vaya a ser una tribulación y, por ende, jugar a un óptimo rendimiento es muy posible. De cumplir las expectativas en tierras galas, el Sevilla FC se podría replantear su «repatriación» y darle una segunda oportunidad. ¿Y si su nivel no alcanza el mínimo que le permita volver al Sevilla? En ese caso entra el segundo motivo que explica el éxito de esta cesión: la opción de compra. Los franceses no están obligados a costear su traspaso a final de campaña, pero si Rony consiguiera recuperar el cartel perdido en el Sevilla, podríamos hablar de una hipotética y generosa venta.

Ver Noticia