Una prueba de carácter

Mendizorroza representa la prueba del nueve, que además viene con el premio del liderato. Si sabrá mantener ese nivel competitivo cuando los jugadores del Alavés muerdan de verdad es la pregunta del millón, aunque las sensaciones dicen que las cosas han cambiado, que el respeto que imponen gente como Diego Carlos, como Fernando o como Joan Jordán, aparte por la calidad futbolística, también está en el carácter ganador que pueden poner de manifiesto sobre la hierba vitoriana. El equipo está preparado para la pelea. Porque, por experiencia, el partido que propondrá el Alavés de Garitano estará más cerca de la prosa que de la lírica y no se detendrá en florituras. Y es precisamente en ese fútbol en el que el Sevilla había sucumbido en este estadio en el que un sevillista no canta victoria nada más y nada menos que desde 2001.

Ver Noticia

(Visited 1 times, 1 visits today)

Deja un comentario