Un espaldarazo en pro del objetivo: la Champions

El Sevilla recuperó ante el Barcelona lo que perdió ante el Levante. Si no en forma de puntos, sí en forma de ánimo. El empate ante el que, hasta lo que depare el Real Sociedad-Real Madrid de este domingo, es el líder de la Liga fue un espaldarazo moral para el grupo que dirige Julen Lopetegui en pro del ansiado objetivo: la clasificación para la Liga de Campeones. Los dos puntos que volaron en La Nucía ya no pueden ser motivo de lamento después del despliegue táctico, físico y técnico del Sevilla ante el potentísimo Barcelona de Messi, frente al que se demostró a sí mismo que es capaz de las mayores empresas si mantiene hasta el final ese rigor y esa disciplina que elogió Lopetegui al término del partido. Las correcciones tácticas en la pausa para beber agua y en el descanso y los cambios, primero el de Banega y luego el de Suso por Munir, sobre todo, Lopetegui recuperó ese crédito que pareció perder en La Nucía.

Ver Noticia