Un ejercicio de seriedad competitiva

Hay momentos en los que toca echar el freno de mano al estado de ánimo y el Sevilla se encuentra -afortunadamente- en uno de ellos. Se juntan todos los condicionantes: cambio de competición, atmósfera eufórica alrededor, un rival en teoría inferior… Hay veces en las que sólo los profesionales llevan la procesión, y la responsabilidad, por dentro y, aunque es evidente que el triunfo incontestable en Villarreal ha disparado la ambición del grupo, tampoco hay que olvidar que en este deporte la memoria es muy corta y que para el objetivo que busca la plantilla que comanda Unai Emery la victoria es, más que una necesidad, una obligación en el día de hoy para que la posibilidad de llegar a la cuarta plaza no se vaya demasiado lejos, que nadie olvida que el Valencia sigue, de momento, sin fallar en su caminar liguero.

Ver Noticia

Deja un comentario