Tres derrotas en cuatro partidos, hay motivos para la preocupación

Se le está complicando al Sevilla este transcurrir liguero, que tuvo su clímax con los dos triunfos seguidos ante Real Madrid y Dépor en las jornadas 4 y 5 que dispararon el entusiasmo en la hinchada, pues se le veía un empaque, carácter y arrojo al equipo hace tiempo desconocidos. Los de Míchel parecían haber cogido velocidad de crucero y a falta de dos minutos le ganaban 2-1 al Barça en la sexta jornada, tras otra exhibición de casta, coraje y poderío… hasta que apareció el teatrillo de Cesc, la picada de Medel y el silbato sibilino de Lahoz. En dos minutos de infausto recuerdo el Barça le dio vuelta a ese 2-1 y el Sevilla, en apenas tres partidos, ha pasado de estar a un punto de los culés (de haber ganado ese día) a tenerlos a once.

Ver Noticia

Deja un comentario