Toda la presión para Monchi

A falta de 12 días para el comienzo de LaLiga, Lopetegui, el equipo y la afición están a la espera de los fichajes que complementen una plantilla, que ha quedado mucho peor que la de la anterior campaña.

Con las salidas de Diego Carlos, Koundé y Augustinsson, amén de otros cedidos o menos utilizados, y la única llegada de Marcao, Monchi debe recomponer un equipo que además, de perder pilares básicos, sigue teniendo defectos de la anterior temporada.

No debería limitarse el director deportivo en traer un central y un lateral, más que necesarios, ya que el equipo adolece de fortaleza en el centro del campo y magia en los metros finales.

El cuadro que le ha quedado a Monchi es una plantilla sin jugadores jóvenes revalorizables, en la que toda la presión del presupuesto estará en sus manos y de la imaginación que le pueda poner para traer jugadores con poco dinero, olvídense de jugadores de más de 20 millones, que den el máximo rendimiento en Nervión.

Si en esta ocasión falla, ya no habrá de donde tirar para cuadrar el presupuesto, por lo que todas las miradas de aficionados y accionistas están dirigidas al de San Fernando, que deberá tirar nuevamente de su chistera. No será la primera vez…