El Sevilla de Diego Carlos por la ceguera de Lopetegui

Como Julen Lopetegui ha dicho alguna vez, el partido anterior es prehistoria. Sin embargo, en la retina de los hinchas nervionenses seguía indeleble ese minimalismo resultadista (Heliópolis, Pucela…) previo a la agonía final con el colista y ver al Sevilla segundo de forma provisional no basta en una afición nada conformista. No es que no sea resultadista, que también: es que no ve necesario sufrir así. Este Sevilla tiene más recursos y sufrir así no es de recibo en un equipo sustentado sobre una inversión de 140 millones de euros en concepto de traspasos. Uno de los grandes aciertos de Monchi ha sido el fichaje de Diego Carlos. Fue el primero y se ha destapado como un central de empaque que tiene encandilada a la exigente afición sevillista. Perseverar con Nolito y De Jong en el once titular condiciona el juego y los cambios. Diego Carlos y Joan Jordán con calambres; Banega y Mudo fundidos…, sin salida en el tramo final y con el corazón encogido en cada centro a la desesperada del Leganés, aunque allí estaban Koundé y Diego Carlos, también Gudelj y Sergi Gómez, hechos unos titanes.

Ver Noticia

Deja un comentario