Reacciones del periodismo sevillano ante la nueva derrota del Sevilla

Reacciones del periodismo sevillano ante la nueva derrota del Sevilla:

– @butacondelgarci: Delaney no ha superado las expectativas que de él se tenían. Por diversas causas. Se fichó para que fuera un futbolista importante. Y no lo ha sido.

– @ManuFerGomezFot: Mi conclusión a la pretemporada en curso es que …voy a dejar de opinar para ser feliz. Conmigo lo han conseguido!!!

– @JesusAlbaDS: No perdamos la perspectiva, cuidado. Es pretemporada y lo de hoy era lo que era. Pero que Bono se echar a temblar con lo que ve ahora mismo en la columna vertebral, también.

– @manu_glez: Creo que la plantilla del Sevilla FC necesita una catarsis. Puede que la salida de uno de los pesos pesados sea un aviso a los demás para evitar que se acomode nadie

– @juanmavila13: Sin hacer dramas, los dos partidos del @SevillaFC en Inglaterra, ante dos rivales de nivel -en especial un @Arsenal muy reforzado- que no competirán este curso en #ChampionsLeague, evidencian el debilitamiento de una plantilla que ya mostraba notables lagunas el curso pasado.

Estas se han hecho más palpables tras la salidas de Diego Carlos y Kounde, obligadas por la arriesgada política de mantener un plantel por encima de los ingresos ordinarios y también por caros errores en ciertos fichajes, tanto por parte de Monchi como de los que lo suplieron.

Pero sustituir con garantias a ambos centrales, lo que se antoja complejo y necesita tiempo de engranaje en los elegidos, no arreglara otras carencias de una plantilla que urge rejuvenecer, dotarla de mayor potencia física, velocidad y de acierto arriba.

Conseguirlo todo en lo que resta de mercado parece imposible con los recursos que dispone el Sevilla. De Monchi se esperan siempre milagros, pero que nadie piense en inversiones por encima de los veinte millones, salvo que hubiera más ventas de peso, lo que ahora no se vislumbra.

– @butacondelgarci: Derrota del Sevilla ante el Leicester. Dmitrovic, Gudelj y, sobre todo, el joven Kike Salas, lo mejor. Jordán atraviesa un momento lamentable. Alocado Ocampos. Delaney, intrascendente. Papu, voluntad. Ante Arsenal y Leicester, la medular hace aguas. ¿Qué no hace falta gente ahí?

– @RamonRomanR: Y, tras el partido, Lopetegui ha pedido fichajes. A su manera pero, al ser cuestionado por los canteranos, ha dicho que faltan alternativas y que tira de los recursos que de los que dispone. La pelota, en el tejado de Monchi

– @David_Arjona: ¿Puede un entrenador preparar un partido amistoso para no perder? Pues hoy he visto algo nuevo. Jugar un amistoso a no perder pero es que encima pierde. Otro partido nulo de los de Lopetegui que no fue al ataque nunca, y no es algo nuevo. Fichajes? Se puede cambiar de entrenador?

– @jmrodriguezper: Otra derrota más del Sevilla FC en la pretemporada. Pese a que los amistosos están para preparar y no para ganar, cuando ni los resultados ni las sensaciones acompañan, algo no funciona.

– @Fedesmarque: Si algo queda claro de los dos partidos ingleses es la necesidad de cambiar muchas cosas para competir al más alto nivel. Sin noticias de la presión alta de los primeros partidos. Cuando equipos con físico están delante el Sevilla parece un sparring. Y cero ocasiones en ataque.

– @RamonRomanR: Nueva derrota del Sevilla FC, que otra vez estuvo mal. No tanto como ante el Arsenal, pero los de Lopetegui siguen viéndose superados cuando enfrente hay más físico. Además, hay jugadores muy señalados (por lo negativo) en esta pretemporada. Los fichajes deben llegar rápido

– @jlianodesmarque: Ocampos, Delaney y Jordán, desastrosos. Munir como siempre. Pero lejos de rendimientos individuales el gran problema de este equipo es que es superado sistemáticamente en el plano físico, en duelos individuales y jugadas a campo abierto. Yo intentaría buscarles cesiones en Segunda a Kike Salas, Luismi Cruz, Pedro Ortiz y Carmona si no van a jugar bastante, que no creo, con el primer equipo. Alguno te sale.

– @manu_glez: Lopetegui puede hacer historia otra vez en el Sevilla FC y que el equipo reciba la primera bronca antes del último partido de pretemporada.