Rakitic ya quiere ser el jefe

El Sevilla que despierta la ilusión de su hinchada con esa final ante el Bayern Múnich en Budapest, con su regreso a la Champions y su concurso en una nueva Liga en la que quiere seguir dando pasos hasta acercarse todo lo posible al Barcelona y al Real Madrid arrancó en el Pinatar Arena con una victoria con remontada incluida ante el Levante en un amistoso que recordará sin duda Ivan Rakitic, a quien el destino le hizo un guiño en su regreso a su casa quizá conociendo las muchas ganas que tenía de vestir de nuevo la camiseta sevillista. Y no sólo se la enfundó, sino que lució el brazalete de capitán y le dio el triunfo a su equipo con un gol de cabeza que culminó una gran reacción fraguada en la segunda parte, en la que un equipo totalmente distinto al inicial superó el 0-2 con que la cita llegó al descanso.

Ver Noticia