¿Puede el Sevilla ganar LaLiga?

La semana pasada, un medio deportivo de tirada nacional publicaba un tuit en el que repasaba las opciones que tienen diferentes equipos de LaLiga para ganar la competición doméstica. Entre esos clubes aparecían los que se han venido turnando el liderato desde que el campeonato comenzara: Atlético de Madrid, Real Madrid y Fútbol Club Barcelona. Estos tres equipos son, además, los habituales en lo que respecta a pelear por el título.

En el tuit del diario en cuestión aparecía, no obstante, un cuarto equipo: el Sevilla. Fue esta una decisión editorial cuestionada por muchos aficionados y seguidores del deporte rey. Desató un debate en el que se apuntaba a la poco probable y posible de que el cuadro al que dirige Julen Lopetegui pueda acabar ganando LaLiga. Y muchos dudaron y dudan de que los sevillistas puedan pelearle el título a los colchoneros, merengues y culés porque no creen que estén al mismo nivel.

Matemáticas… y fútbol

A pesar de las críticas, no hay discusión, al menos matemáticamente. Así, atendiendo a las matemáticas, el Sevilla es candidato a ganar la edición 2020/2021 de una de las ligas más importantes del planeta fútbol: la española. A falta de menos de diez jornadas, los que juegan de local en el Sánchez Pizjuán pueden colocarse líderes de la tabla clasificatoria a poco que consigan sumar de tres en tres puntos en lo que resta de campaña y a poco que sus competidores no hagan lo propio. Es decir, el Sevilla tiene muchas opciones de ganar LaLiga si no se deja ningún punto de aquí a final de temporada y si sus rivales sí lo hacen. Difícil, pero no imposible.

Difícil porque, en las últimas jornadas, los que visten de blanco y rojo se tendrán que ver las caras ante equipos como el Athletic Club, el Real Madrid (rival directísimo), el Valencia o el Villarreal. En la última jornada, el Sevilla recibirá al Alavés, que estará presumiblemente peleando por mantener la categoría. Está claro pues que el calendario al que se van a enfrentar los pupilos de Lopetegui no es precisamente fácil. Ahora bien, el fútbol de hoy en día es imprevisible.

La presión a la que se van a ser sometidos los equipos en este final de temporada añade emoción al asunto. No solo por quién puede ganar LaLiga, sino también por quién puede clasificarse para competiciones europeas o quién puede mantener la categoría, el final de campaña que transcurrirá a lo largo de las próximas semanas se antoja como uno de los más emocionantes de los últimos tiempos. Obviamente, cuanto más reñida esté la lucha por el campeón, más dramático será el desenlace de la competición.

Merecido candidato

El Sevilla no solo tiene opciones porque las matemáticas lo digan y porque el fútbol sea imprevisible y todo pueda pasar. También las tiene porque, en resumidas cuentas, merece tenerlas. Si está ahí arriba a pocos puntos de los tres gigantes es porque se ha ganado estarlo. Y porque Julen Lopetegui ha hecho de su equipo a un equipo sólido, consistente y muy competitivo. Es, además, el segundo equipo que menos goles ha recibido en lo que va de temporada, un registro que solo mejora el Atlético de Madrid.

En conclusión, a la pregunta de si el Sevilla puede o no hacerse con el trofeo, la respuesta parece ser una afirmativa. Si se tiene en cuenta que matemáticamente es posible, si se tiene en cuenta que el fútbol es imprevisible y si se tiene en cuenta que el Sevilla tiene el suficiente fútbol como para ser campeón, entonces sí, el Sevilla puede ganar la LaLiga por segunda vez en su historia. De la primera (1946) hace ya mucho tiempo, lo cual es otro aliciente y una motivación extra para pelear hasta el final por la presente. Lo harán; seguro.