‘Para que vuelva a sonar aquello de…’ por Oscar Bravo

Cuatro finales de la uefa en 9 años, cuatro copas de la uefa en cuatro años. Este es el Sevilla FC, el mejor equipo de Andalucía. Un equipo que se ha hecho grande dirán algunos pero no, a este equipo no hace falta ganar títulos para demostrar su grandeza porque nosotros, los sevillistas, ya sabemos que este equipo no tuvo infancia, nació grande. Un equipo que ha olvidado los malos recuerdos, los momentos amargos.

Un equipo que se ha acostumbrado a ganar, que se ha acostumbrado a jugar en Europa, a ganar en Europa. Y ha dejado su sello, en España y en Europa. El de un equipo que nunca se rinde, el de una afición que nunca abandona a los suyos, en las buenas y en las malas. El sello de una afición que ahora disfruta pero también lloró, también sufrió y mucho por el equipo de su alma. Y ahora disfrutamos, cantamos y bailamos con una sonrisa en la boca.

Hemos visto como nuestro equipo ha llegado a la gloria muchas veces, cuatro uefas en 9 años, hemos visto como este equipo se lo ha merecido. Hemos visto como nosotros mismos cantábamos el ‘Forza Sevilla campeón’ con nuestros jugadores, hemos visto esa unión, la hemos visto en Sevilla, en Florencia, en Varsovia y en toda Europa. Y es que hace ya muchos años que cambió la historia, con ese zurdazo de oro, ese 27 de abril de 2006. Ese gol de Antonio Puerta, ¡ese gol de Antonio!, que metía al Sevilla en la final de Eindhoven.

Cuántas imágenes… cuántos recuerdos… cuántas conjuras… cuántas frases podré escribir y seguiré siendo incapaz de explicar esta grandeza… Y es que os quería felicitar sevillistas, os quería felicitar por nunca abandonar al equipo, en tantos momentos malos y con tanta gloria juntos… por no dejar sólo al equipo y por disfrutar tanto a mi lado de él… Y ahora toca Tbilisi, ahora toca la champions, y ahí estaremos, ahí apoyaremos y animaremos a nuestro equipo porque como dice aquel cántico… ‘Cantaremos todos unidos… alzaremos fuerte la voz… para que vuelva a soñar aquello de… OEE SEVILLA OEE’.

Por Óscar Bravo.

Deja un comentario