Muchísimo más que un tributo a Kanouté

El de esta noche (20:45) no es un partido más. Está fabricado de un material muy sensible, con un trazo cuya química es tan especial que no dejará rastro en actas arbitrales ni clasificaciones, pero sí en un lugar bastante más profundo. Su huella quedará grabada en la memoria colectiva del fútbol sevillano, que hoy acudirá a Nervión a despedir al gran ídolo y hacerlo del modo que él más va a valorar: con un gesto humanitario. No hay puntos en juego, eso queda para el próximo sábado con la llegada del gran Barcelona de Messi. Hoy, las razones para acudir al Ramón Sánchez-Pizjuán son otras. Algunas tan tangibles como los euros. Otras, más espirituales.

Ver Noticia

Deja un comentario