Míchel mete en cintura al Sevilla

Un equipo juega como entrena y en el concepto de entrenamiento hay circunstancias que van mucho más allá del trabajo diario sobre el terreno de juego. El Sevilla de Marcelino fue un claro ejemplo de ello. Al técnico asturiano se le puede achacar cualquier cosa menos que no hace trabajar a sus equipos. No fue ese el problema y la explicación del bajo rendimiento del conjunto nervionense la temporada pasada ya la desvelaron los propios futbolistas. Faltó disciplina o hubo una permisividad mal entendida. Míchel lo tuvo claro desde su llegaba, pero en los primeros meses su condición de técnico interino no le permitió imponer sus propias reglas.

Ver Noticia

Deja un comentario