Los mismos que acabaron en mayo, salvo atrás

Han pasado cuatro meses desde el 16 de abril, cuando el Sevilla del final de la pasada temporada, ese náufrago que agotaba sus fuerzas con brazadas desesperadas en busca de la orilla, caía goleado por 5-1 en el Coliseum Alfonso Pérez Muñoz de Getafe. Negredo marcó un gol antológico para adelantar a los de Nervión, que cerca estuvieron de ponerse con 0-2, dejar casi sentenciado el encuentro y alargar la dinámica optimista de las fechas anteriores. Sin embargo, un fallo defensivo pronto facilitaba el empate azulón como antesala de los veinte minutos más fatídicos de la historia reciente del Sevilla, en los que, inexplicablemente, encajó cuatro goles seguidos dejando al aire todas sus vergüenzas.

Ver Noticia

Deja un comentario