Los fichajes más caros de la historia del Sevilla FC

El Sevilla FC ha sido, tradicionalmente, un club vendedor. Compra barato, saca el mejor rendimiento al jugador y lo vende por un precio muy superior al de compra inicial. La casa de apuestas lo sabe. Una inversión que ha sido rentable en la mayoría de ocasiones. No obstante, el Sevilla también paga traspasos a precio alto, un concepto que se ha potenciado durante las temporadas más recientes. ¿Cuáles son los fichajes más caros del Sevilla?

Dos futbolistas lideran este ranking, con resultado muy diferente. El portugués Rony Lopes llegó al Sánchez Pizjuán en verano de 2019 procedente del Mónaco. El club de Nervión pagó 25 millones de euros en el que era el traspaso más caro de la historia sevillista. Fue un fracaso. Estuvo una campaña, en la que apenas tuvo protagonismo, y se marchó cedido al Niza. Tan solo participó en 14 partidos a las órdenes de Julen Lopetegui, con un total de 600 minutos; en los que marcó un único gol. Las expectativas no se cumplieron con esta gran apuesta.

En esa misma ventana de fichajes, con nacionalidad, liga de procedencia y coste similares, llegó el central Jules Koundé. Pero el resultado ha sido bien diferente. Unos 25 millones de euros que, en este caso, sí que han tenido el rendimiento esperado. Koundé, que militaba en las filas del Girondins de Burdeos, ha sido un jugador muy importante en el esquema se Lopetegui y pieza clave en la consecución de la Europa League y la clasificación para la Champions. Es uno de los defensas con más proyección, ya que todavía no ha tocado techo y puede seguir creciendo.

Una de cal y otra de arena en los fichajes más caros del Sevilla FC. La operación de Luis Muriel tampoco funcionó. El Club pagó a la Sampdoria 24,5 millones, lo que le convertía, en su momento, en la inversión más alta de la entidad. Su carrera con la camiseta hispalense duró 18 meses. Se marchó primero cedido a la Fiorentina y después fue trasladado al Atalanta por 15, por lo que hubo pérdidas en las arcas sevillistas. Sus números en el conjunto hispalense no fueron buenos. Jugó 35 partidos en Primera División, en los que marcó 8 goles. Una cifra pobre para un delantero que estaba llamado a ser actor protagonista en el Sánchez Pizjuán.

Suso, una apuesta que funciona

El cuarto fichaje más caro de la historia del Sevilla tiene el nombre Jesús Joaquín Fernández Sáez de la Torre, más conocido como Suso. Un futbolista con mucha calidad, que pasó por Liverpool y AC Milan, pero que no consiguió asentarse en ningún equipo. Hasta que el Sevilla confió en él. Primero llegó cedido durante seis meses y el resultado fue tan bueno que la dirección deportiva sevillista decidió apostar muy fuerte por Suso. Su traspaso se tasó en 24 millones de euros y las expectativas se están cumpliendo. Suso fue una pieza importante en el equipo de Lopetegui que levantó la Europa League y se presenta como un baluarte de futuro para las próximas campañas. Producto nacional, de mediana edad y con ganas de triunfar.

El listado de las inversiones más altas en los 130 años de vida del Sevilla la completa el holandés Quincy Promes. La operación de su llegada a la capital andaluza se tasó en 20 millones. Pero solo estuvo un año en la plantilla rojiblanca. Un balance de dos goles en 33 partidos en LaLiga le obligaron a hacer las maletas, cuando tan solo había estado una temporada en el Sánchez Pizjuán. Su destino fue el Ajax y el club sevillista perdió más de 4 millones en la operación.

En-Nesyri, la apuesta por el gol

También costó 20 millones, pero su rendimiento ha sido muy distinto al de Promes. Youssef En-Nesyri ha explotado en el Sevilla, mostrando un gran nivel ofensivo. El jugador marroquí procedió del Leganés, que recibió 20 millones de euros en el traspaso. Con un promedio de un tanto cada dos partidos en sus primeros meses con el Sevilla, En-Nesyri, nacido en 1997; se postula como uno de los delanteros más prometedores de LaLiga.

Pese al aumento del gasto en fichajes del Sevilla en los últimos años, estas inversiones siguen estando muy por debajo de los ingresos obtenidos por ventas de futbolistas. Ben Yedder fue vendido por 40 millones al Mónaco, cuatro más de lo que recibió el Club por parte del Atlético de Madrid en el traspaso de Vitolo. Además, el FC Barcelona pagó cerca de 36 millones por el francés Clément Lenglet.

Mientras que las tres ventas más caras del Sevilla FC se tasan en 110 millones de euros; los tres fichajes más altos ascienden a un total de 75 millones. Treinta y cinco puntos de diferencia que evidencia la tradición histórica de este Club de vender caro y fichar ‘barato’.