Con el 3 de octubre como mimética gran referencia

El Ramón Sánchez-Pizjuán es un escenario con magia. Y esa magia adquiere una dimensión superior con la visita de rivales como el que asoma el próximo domingo. El sevillismo de años de carné sabe que su equipo puede dar el petardazo con un rival de la zona baja o con equipos que sacan pecho, como el Celta este año, pero igual que sabe eso también tiene garantizado que el paso por Nervión de adversarios como el Real Madrid puede acabar perfectamente en fiesta y más aún cuando menos se espera del cuadro nervionense por cualquier racha negativa.

Ver Noticia

Deja un comentario