A Negredo aún le recuerdan su 'traición'

Álvaro Negredo regresa a uno de los sitios en los que despierta más animadversión, quizá el que más. La Romareda recibe de uñas a un futbolista que estuvo a punto de firmar con el Zaragoza y que, en cuestión de horas, dio un giro sustancial a su destino para recalar en Nervión. Ocurrió durante la ajetreada tarde del 19 de agosto de 2009. Con Agapito Iglesias esperando intercambiar los documentos entre Real Madrid y Zaragoza para confirmar el acuerdo oficial por su fichaje, la oferta del Sevilla igualando la de los maños supuso un cambio de rumbo que fue tomado allí como una traición.

Ver Noticia

Deja un comentario