La primera gran tarea, acertar con el entrenador

Aunque lógicamente no puede de puertas hacia fuera confirmar que Caparrós no va a seguir en el cargo, porque hay puntos y objetivos en juego, sólo hay que conocer un poquito al de San Fernando para saber que el del utrerano no es el perfil que querría para un proyecto en el que, además, va a poner mucho corazón y entusiasmo. Una vez elegido entrenador, todo debe marchar sobre ruedas. Tal y como la secretaría técnica ha trabajado sin él y el acelerón que le ha obligado a dar a sus técnicos en determinados campos, la maquinaria está al servicio del mejor piloto. En cuanto el nuevo entrenador determine bajas a dar, refuerzos y perfiles, Monchi comenzará el trabajo que más gusta al sevillismo, sacar conejos de su chistera.

Ver Noticia

Deja un comentario