Y a todo esto, se le une la mala suerte

La buena o la mala suerte se dice que no es algo sobrevenido, sino que se busca y que tus hechos y el día a día, te hacen al final tener más o menos fortuna.

El Sevilla FC no está siendo gestionado correctamente de un tiempo a esta parte, pero también hay muchas cuestiones que hacen que tampoco pueda sacar la cabeza.

El club batió el récord de futbolistas en el último Mundial de Catar con 10 jugadores sevillista participando, algo que dio esperanzas para que sus revalorizaciones puedieran generar ventas, con las que acometer el mercado de invierno.

Salvo en el caso de Marruecos y Acuña, apenas destacaron el resto, que vio además como se lesionaban hasta tres integrantes, dos de ellos, como Papu y Delaney, en la lista de posibles salidas.

Uno de los que destacó fue En-Nesyri, que recibió una propuesta del West Ham, importante para el Sevilla, que el jugador rechazó. ¿Cuándo un jugador rechaza la posibilidad de ir a la Premier y doblar su sueldo…?

Lo último a lo que hemos asistido es el intento de fichaje de Alexander Djiku, que termina contrato en 6 meses, pero que su club no deja salir, ya que prefiere que se marche libre en verano a conseguir algo de dinero ahora, porque se juega el descenso y el central es una pieza clave.

– Síguenos en WhatsApp pinchando aquí, envía guasap al 605951619 o métenos en tu grupo de sevillistas.-
– Suscríbete a nuestro canal de Telegram y recibe la última hora del Sevilla FC al instante en tu móvil.

En definitiva, es cierto que la gestión es deficiente y muchas de las decisiones tomadas son erróneas, pero la fortuna, la buena fortuna, tampoco acompaña.