Un serio partido y una gran duda

El partido también debía servir para que Babá ganara algo de confianza, meta un golito y demuestre que el sevillismo puede estar medianamente tranquilo hasta que Negredo se recupere de su lesión en el tobillo. El de Dakar provocó un penalti en una arrancada, marcó un buen gol de media chilena y respiró como si se hubiera quitado un peso de encima que le impedía demostrar qué tipo de jugador dicen que es. Hasta ahí, todo bien, pero su enorme fallo cuando estaba solo ante Casilla tiró todo por tierra y vuelve a sembrar dudas. Veremos.

Ver Noticia

Deja un comentario