Un gigante con el dorsal 12…

Monumental el partido que se marcó Iborra en El Madrigal, con Vicente del Bosque como testigo de excepción en el palco. Fue la llave maestra del Sevilla ante el alegre y tierno Villarreal que tan bien trata la pelota. La primera pelota que ganó a Musacchio, de las muchas que le ganó, lo desbrozó todo. Saque de centro, Pareja que lo busca en largo con su templado golpeo con la derecha, el gigante emerge, Vitolo recibe, ve que Gameiro la tiene de cara, el canario que se desmarca y la calidad del galo en el pase y del dorsal 20 en el control y la definición marcan la eliminatoria casi en el pitido inicial. Luego vendría un curso de cómo desahogar al equipo al ganarlas en largo y de cómo afilar los ataques peinando o reteniendo la pelota para escupirla en el momento adecuado. Un gigante con el 12, como el mejor Kanoute…

Ver Noticia

Deja un comentario