No llores más, niño

Con un Jesús Navas que es el último reflejo del sentir sevillista. Sus lágrimas de emoción, como el niño que nunca ha dejado de ser y el capitán que con más orgullo ha llevado el brazalete del Sevilla, son las de miles de aficionados que se han apuntado de nuevo al «lío gordo» de la Europa League. Un capitán que llora es simplemente la imagen de un vestuario que ha conseguido escribir otra página en el libro de oro del Sevilla de este siglo. No llores más, niño. Que el último de tus sueños está a la vuelta de la esquina. El destino le tiene guardada la imagen que adornará la pared más especial de su hogar, la que miren sus hijos con orgullo (si es que cabe más). La foto levantando la Europa League como capitán. Queda un paso. Ya intervino en aquel gol de Puerta y hoy se lo regaló a De Jong. Un círculo histórico que es una vida, la de un Sevilla matagigantes por Europa.

Ver Noticia