No al Alavés

La salida de jugadores del Sevilla FC está siendo muy complicada en los últimos años. Hablamos de un club instalado en la élite en el que salir de él implica, en la mayoría de los casos, marcharse a clubes inferiores con retos menores a los que ofrece el club de Nervión.

Es el caso que se da con Munir. El Sevilla está intentando incorporarlo en algunas de las operaciones de fichajes que está negociando, pero el atacante sevillista no está dispuesto a marcharse tan fácilmente. El marroquí habría rechazado marcharse al Alavés en la operación Joselu. Para el jugador salir de un club que va a jugar la Champions a uno que lucha por no descender es muy complicado.

Un caso parecido ocurre con Sergi Gómez, que ha preferido su rol secundario en Nervión a salir con las propuestas que ha tenido en los últimos dos veranos.