Los dos motivos por los que se cae el equipo

El Sevilla FC se puede diferenciar fácilmente, por las dos caras que suele dar en casi todos los encuentros.

Hayamos un equipo con velocidad, toque y llegada al área rival con cierta solvencia en las primeras partes, mientras que a lo largo que pasan los minutos, el equipo se va cayendo, sin que los cambios mejoren lo que hay en el campo.

En estos tres años de Julen al frente del banquillo, su táctica se basaba en amasar los partidos hasta que en la segundas partes se daba la puntilla, a costa de desgastar al rival.

Ahora, la falta de fondo físico y el miedo a perder, hacen que desaparezca ese oxígeno que necesitan los jugadores en el campo, para poder llevarse los partidos o, simplemente, aguantar el ritmo que le imponen los contrincantes.