La opción número 1 para la defensa, no está descartada

Con el traspaso de Jules Koundé al Barcelona, el Sevilla FC pondrá en marcha la maquinaria para traer a los jugadores que refuercen el cuarto proyecto de Lopetegui.

La opción número uno para sutituir al francés es otro compatriota de origen congoleño, Benoît Badiashile.

A pesar de que L’Equipe ha deslizado que el Mónaco se agarra a 50 millones para empezar a negociar, la verdad es que se conformarían con bastante menos, teniendo en cuenta que al jugador le quedan dos años de contrato, no quiere renovar y está presionando para dar el salto a un equipo como el Sevilla.

La opción de meter una plusvalía por traspaso posterior y una cantidad entorno a 25-30 millones, podrían convencer a los franceses para dejarlo salir de un club eminentemente vendedor.

A sus 21 años y con sus 194 centímetros de puro músculo, comandaría la defensa sevillista y podría suponer otro gran pelotazo en el futuro y sigue su actual progresión.