La hora de mirar a los ojos a su destino

En plena Feria de Abril, y justo un año después de la última gran explosión de júbilo colectiva en Nervión, con motivo de la semifinal contra el Shakhtar Donetsk, el Sevilla se apresta a vivir un partido calificado como final por sus protagonistas. Tiene mucho de final el encuentro en realidad, aunque el hecho de ser una cita liguera y no una eliminatoria le dé una apariencia más rutinaria, lo que unido a las distracciones feriantes pueden restar emotividad en la grada. Sin embargo, el Sevilla de Jorge Sampaoli se juega muchísimo y bien harían todas las fuerzas vivas del club y su afición tomárselo tal y como lo han descrito técnicos, dirigentes y jugadores, como una final.

Ver Noticia[ad id=»88331″]

Deja un comentario