Informe técnico: Añorando a Banega, capítulo 1

Que Rakitic no es Banega lo tenía claro todo el mundo. El primero, Monchi antes de concretar la vuelta del gran medio croata. Pero el ex barcelonista, con otras virtudes técnicas, sí estaba llamado a aportar el aplomo, el cuajo y el manejo que solía imponer el mago argentino y de momento, Rakitic está un tanto lastrado por su pesadez de piernas, primero, y por su ansiedad por demostrar demasiadas cosas y justificar de un plumazo su vuelta, su soldada y su repentino (y por ahora virtual) liderazgo. A su lado, Joan Jordán sí que oficia más de Banega con sus giros y pases de los que rompen líneas. Pero el catalán tampoco terminó de redondear una continuidad plena al mando del equipo (otra de las cualidades de Éver) ni de imprimir al partido la pausa que demandaba para desarmar a un equipo valiente y ordenado que, sin embargo, se desnudaba en cuanto era superada esa primera línea de presión que mandaba ese competente técnico que atiende por Paco López. Sólo cuando el Levante cejó en esa intensidad sobre la defensa sevillista, los blancos sostuvieron de verdad su acoso hasta hallar el premio a su insistencia.

Ver Noticia