El talismán del Sevilla, da para pensar un cambio en la portería

El fichaje de Marko Dmitrovic por parte del Sevilla FC, fue una gran gestión de la dirección deportiva, ya que se firmaba a un buen portero, que había hecho grandes temporadas en el Eibar, y que además, venía como agente libre.

El guardameta llegó el año pasado, con un Bono que había realizado una gran temporada y que siguió con su ritmo, siendo la campaña pasada el Zamora de la competición liguera.

Pero hay un dato que, junto con los malos resultados de este comienzo de año, hacen pensarse si no sería conveniente un cambio en la portería.

Y es que el serbio es todo un talismán para el equipo ya que, desde que fichara la temporada pasada, con él en el campo el Sevilla FC no ha perdido ningún partido, además de registrar siete porterías a cero de once participaciones.

Son siete los triunfos y cuatro los empates, los que adornan su pequeño palmarés en el club de Nervión, con tres partido de Copa, siete en Liga y uno en Champions, en este año y poco que lleva en Sevilla.