El retoque ‘lavolpiano’ de Lopetegui

Uno de los sellos que dejó el de Asteasu en la Liga antes de la interrupción obligatoria a causa de la pandemia de Covid-19 fue la posición híbrida con la que sorprendió en algunos partidos con la función encomendada a Nemanja Gudelj. El serbio desarrolló una doble función haciendo de bisagra para que fuera posible dibujar dos esquemas de juego en un mismo choque, con tres centrales o dos según la situación de partido lo requiriera. Esa figura híbrida fue la llave maestra para dar el golpe en la mesa que el Sevilla protagonizó ante el Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez. Esa doble función del serbio permitía, además, a Fernando tener más presencia unos metros más adelante y pisar incluso área.

Ver Noticia