El límite salarial está en su límite

Monchi puede pararse y respirar. En poco más de tres semanas, desde que jugase el último partido de la pasada temporada y levantase el Sevilla el título de la Europa League, ha cerrado las incorporaciones necesarias como para arrancar la nueva temporada. Cinco fichajes -dos de ellos se encontraban el pasado año cedidos- para cerrar las heridas del adiós de Éver Banega y la imposibilidad de quedarse con Reguilón en propiedad. Con todo esto, y pese a disponer de una plantilla corta, Monchi ha echado el freno. El límite salarial del equipo está en su límite y las manos comienzan a estar atadas, por mucho que la idea principal al inicio del mercado fuese la de reforzar posiciones que, de momento, se podrían quedar como están. Y aquí entra la posibilidad de una venta o varias con las que paliar el golpe que ha supuesto un mercado con poco dinero y menos ofertas.

Ver Noticia