El esfuerzo del Sevilla y Bryan Gil para triunfar

Ernesto Chao, su primer entrenador en la cantera sevillista, en una entrevista concedida a MARCA, ha relatado los díficiles comienzos del jugador cuando llegó al Sevilla: «Su padre es una persona muy trabajadora, pero se lo tragó la anterior crisis. Trabajaba en al construcción y se quedaron sin nada, algo tremendo. Le pagábamos la gasolina para que el chico pudiera venir a entrenar dos veces por semana, que entre Barbate y Sevilla hay casi 180 kilómetros. El tercer día entrenaba en su pueblo hasta que le dijimos que tenía que quedarse en la residencia».

«Bryan lo ha pasado mal, pero mal, mal de verdad. De pasar hambre y penurias. Su padre nos pidió trabajo para lo que hiciera falta en el club, de fontanero, de jardinero, electricista. Todo eso le marcó. Desde niño supo que la vida no es un cuento de hadas. Por eso es tan responsable y trabajador. Por eso le está tan agradecido al club».

Ver Entrevista Completa