Cuatro puntos menos que el Sevilla de Marcelino

La derrota en Balaídos ha tenido mucho de paso atrás. Si ante el Barcelona la labor de Mateu Lahoz fue determinante y el equipo ofreció una imagen notable, ésta vez no hay excusas. Míchel estuvo poco coherente, los suplentes demostraron que suplentes son y el partido fue una vuelta a las andadas.

Ver Noticia

Deja un comentario