El control al filo del abismo

Las aficiones contrarias empiezan a ver en su Sevilla a un visitante indeseado, desagradable por cómo plantea los partidos, por cómo los va minando hasta hacerse con ellos. Eso sí, también desespera a la afición propia por esa tozudez en pavonearse al filo del abismo. Solamente en Cornellá ganó con cierta holgura en la Liga este Sevilla que fundamenta su fuerza pétrea en el núcleo duro que forman Koundé, Diego Carlos y Fernando. Ese triángulo de granito es la piedra angular de este Sevilla malage –malaje según la RAE– para la afición local cuando juega de visitante. Sobre él se construye una pirámide de austera arquitectura y livianos ornamentos en los adornos y las pinceladas de Banega, Ocampos, Óliver Torres o Franco Vázquez.

Ver Noticia

Deja un comentario