A no perder la cartera en la casa del pobre

Llega el Sevilla a Leganés con la misión clara de lograr la victoria. Esta frase es una obviedad por cuanto cualquier equipo profesional o no que juegue a este deporte tiene como principio básico lograr la victoria. Sin embargo, en el caso del conjunto de Lopetegui, esta intención es si cabe mayor por cuanto llevan cuatro jornadas seguidas sin lograr un triunfo que le permita vivir una recta final de LaLiga Santander más cómoda o, al menos, con un poco menos de presión. Una presión que sí tiene, y mucha, su rival de esta noche, acuciado por su situación en la tabla clasificatoria, en la que suma 25 puntos y está a nueve de los puestos que le salvarían la cabeza. Es decir, el Leganés se agarra a un clavo ardiendo al que ni la afición le puede ayudar, siempre importante en este tipo de partidos en el que el ánimo de tu gente es un plus para los más necesitados.

Ver Noticia